Se  abaten  derroteros

harto perrunos,

y  hasta  el  gato  del  albañal

ha  enarbolado  cola  y  cacharros

pirándoselas,  pusilánime,

contra  el  prurito

de los quitasoles.


ALFREDO  VENTO